miércoles, 10 de octubre de 2012

Mañana de agosto

Lo que encontrará en esta entrada la persona que lee es un relato, un cuento para usar la expresión más cálida y menos novelesca, un trozo de lenguaje escrito que trata de contar una historia, una historia de ficción, lo cual no quiere decir que no sea verdadera, una historia que nace con la única pretensión de ser leída. Su título, el mismo de la entrada: Mañana de agosto. Su argumento, algo relacionado con el mundo de los sueños, pero no con aquellos sueños que nos asaltan cuando dormimos, sino con los otros, con los que nos acompañan cuando estamos despiertos, esos que nos son imprescindibles para poder vivir. Pues bien, de esos sueños trata nuestro cuento, de ellos y del derecho inalienable a tenerlos, pero también de los esfuerzos continuos, del camino muchas veces pedregoso que nos vemos sometidos a emprender para poder intentar hacerlos realidad.
De todas formas, mejor que no nos lo cuenten. Si se trata de leer... leamos.